Petro Agro S.A. de C.V.

Agricultura con agua de mar

La agricultura basada en el suministro de agua de mar a plantas adaptadas a la salinidad promete ser una excelente opción para la producción de alimentos, así como de ganado de alta calidad y biocombustibles.

Investigadores procedentes de universidades de Argentina, invitados por el Departamento de Agricultura y Ganadería de la Universidad de Sonora (Unison), hablaron de los beneficios que han logrado con el estudio de las plantas halófitas.
Los académicos argentinos de las universidades nacionales de la Patagonia San Juan Bosco y de Tierra de Fuego, María Elena Arce y Oscar A. Bianciotto, respectivamente, realizan una estancia de investigación en la Unison para ampliar la investigación.

Bianciotto expuso que “es un deber nuestro y un desafío interesante recrear esta utopía de la nueva agricultura con base en agua de mar y plantas adaptadas a la salinidad”. Subrayó que eso promete ser una nueva opción de producción de alimentos, de biodiesel y de ganado de alta calidad.

Explicó que trabajan en los avances que ya se lograron en el tema por parte de la Unison y la Universidad de Arizona para la identificación de especies nativas de halófitas más convenientes para la producción de biocombustibles y alimentos.
Por su parte, el académico e investigador del Departamento de Agricultura y Ganadería de la Unison, Omar Rueda Puente, dijo que en el mundo el 75 por ciento de los alimentos se produce en zonas afectadas por la salinidad y disponibilidad de agua.

Explicó que esa tendencia va en el sentido de utilizar plantas nativas que se desarrollen en ambientes costeros y áridos, que tengan potencial agroindustrial y puedan ser introducidas al sector productivo a través del uso de agua de mar.
Anotó que un grupo de académicos, incluidos los argentinos, trabajan en afinar un modelo de producción agrícola de Salicornia bigelovii, una planta que puede ser reproducida también bajo condiciones de agua dulce y que tiene diferentes propósitos.

Esa planta, indicó, puede utilizarse para forraje, consumo humano, en la generación de biocombustibles y para la fabricación de productos cosmetológicos, entre otros.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *