Petro Agro S.A. de C.V.

LAS ORGANIZACIONES EN FAVOR DE LOS TRANSGÉNICOS DENUNCIAN AGRESIONES

La Alianza Protrangénicos asegura que buena parte del maíz, la soja y el algodón que se producen en México son de semilla transgénic

  • La Alianza Protransgénicos rechaza los fallos del Supremo de México que han suspendido la siembra de maíz y soja
  • México prohíbe a Monsanto la siembra de soja transgénica

maiz

La Alianza Protransgénicos ha denunciado este martes agresiones contra dos de sus miembros. Mario Valdés, vicepresidente de la organización que promueve la siembra de cultivos con semillas alteradas genéticamente, ha explicado que el 19 noviembre recibió un paquete con explosivos, que detonó cuando fue abierto e hirió a dos personas. La Alianza ha asegurado que un grupo anarquista se ha adjudicado la autoría del atentado.

Además del paquete que recibió Valdés, un segundo envoltorio fue enviado a Rubén Chávez, presidente de la organización, pero este no fue abierto. Chávez ha explicado que los envíos tenían como falsos remitentes al director de Pemex, Emilio Lozoya, y al exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro. “Estamos profundamente molestos e incómodos. No pensamos de la misma manera todos y no tenemos que estar todos de acuerdo”, ha dicho Chávez.

La organización está formada por agricultores, científicos y académicos que apoyan el cultivo de productos transgénicos en México. Chávez ha insistido en que las agresiones en contra del grupo buscan disminuir su posición frente al origen de los productos que se consumen en el país. La Alianza Protrangénicos asegura que buena parte del maíz, la soja y el algodón que se producen en México son de semilla transgénica. Calculan que 9 millones de toneladas de maíz y casi 3 millones de toneladas de soja tienen su origen de material genéticamente alterado en el país.

Aunque la Suprema Corte de México falló en noviembre en favor de la prohibición temporal para la siembra de maíz y soja transgénicos, la organización apunta que la introducción de los productos modificados genéticamente ya es inminente en el país. “Está entrando el maíz híbrido por el norte y por el sur. No hay autoridad que esté revisando qué está entrando en México”, ha explicado Valdés. La Alianza ha rechazado abiertamente la decisión del Tribunal: “Un magistrado difícilmente sabe de genética”, ha argumentado Chávez.

La Constitución de México obliga a los gobiernos a consultar con los agricultores sobre decisiones que afecten temas de seguridad de los pueblos indígenas. La siembra de productos transgénicos es una de ellas y la Corte ha señalado la omisión del Gobierno mexicano.

FUENTE: http://internacional.elpais.com/internacional/2015/12/09/mexico/1449636038_814156.html

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.